Caja Mar consigue un préstamo motor para tu nuevo coche

Deje su opinión:

Publicado el 18 octubre 2016 por topcredi.com



Requisitos Pedir Créditos >>

Cajamar Caja Rural, una de las entidad financieras con una gran presencia en el territorio nacional, pretende aportar a sus clientes y usuarios, las mejores soluciones de ahorro y financiación tanto a particulares como a empresas, ya sean pequeñas o medianas, y sobre todo dar gran cobertura a sus necesidades diarias, dejando una partida a su compromiso social, intentando solucionar los problemas sociales de ámbito local principalmente, en gran medida en los que está implicado el sector agroalimentario, adquiriendo con ello un compromiso a dar las soluciones financieras más necesarias hacia las familias y empresas.

Ofertas de préstamos para coches en Cajamar

préstamo motor cajamar

La propuesta de esta entidad es la de ofertar las soluciones a las que sus clientes demandan, ya sean particulares o empresas, ofertando diversas opciones y alternativas financieras, entre las que se pueden encontrar la financiación de hipotecas, gestión de fondos, leasing, seguros, préstamos y créditos, así como otra serie de productos y servicios que la gran mayoría de entidades prestan a sus clientes y usuarios, consiguiendo con ello una mayor fidelización hacia el banco o caja, que llevará consigo un crecimiento y expansión mayor de la entidad financiera, por el incremento de su red de oficinas distribuidas por el territorio, así como el aumento de las operaciones y consultas a través de su banca corporativa, tan presente en la actividad diaria de la banca actual.

Es evidente que si hablamos de productos de Ahorro e Inversión de Caja Mar, hay que hacerlo de una amplia gama donde elegir la mejor alternativa, entre las Cuentas a la Vista, Depósitos, Fondos de Inversión, Planes de Pensiones, Seguros de Ahorro,…, y algunos más que dependerán del importe, la rentabilidad y el riesgo que se  quiera asumir, ya que a mayor riesgo, mayor rentabilidad del producto y con ello los beneficios serán mayores, aunque habrá que valorar siempre ese riesgo en la operación.

Tarjetas de crédito y financiación en CajaMar

Con respecto a uno de los productos de mayor uso por los clientes, como son las tarjetas de débito y crédito, hay que hablar de una gran gama dependiendo de la operación que se quiera realizar, así como del público objetivo al que van destinada, además de valorar si se van a emplear para pagar viajes, compras, o simplemente para un público más joven y necesidades más definidas.

Es importante tener muy en cuenta el uso de estos productos, ya que se trata de un elemento de financiación, si utilizamos las tarjetas de crédito, lo que hace que lleven consigo unos intereses y comisiones, si hacemos efectivo el uso del crédito fijado, además de poder traer algún problema de morosidad, si no se cumplen con los pagos, lo que puede traer más disgustos que alegrías, si nuestro nombre es incluido en alguno de los ficheros de morosos que las entidades utilizan para la concesión de nuevos productos de financiación.

Préstamos para coches en Caja Mar

Dentro de la oferta de productos y servicios de financiación de préstamos para coches en Cajamar, hay que prestar atención a los de ahorro e inversión, que harán que nuestros ahorros puedan crecer un poco más, además de los productos clásicos de financiación, como son los préstamos y créditos, ya sea un préstamo hipotecario destinado a la compra de una vivienda o los préstamos personales, que irán adaptados a la necesidad financiera del cliente o usuario, teniendo distintas alternativas dependiendo del uso al que va destinado el capital solicitado, pudiendo elegir entre los Préstamos Multiproyecto, cuyo uso va destinado a llevar a cabo algún proyecto que es necesario para el cliente, los Préstamos Hogar, que intentan dar cobertura a cubrir alguna reforma de la vivienda o inmueble del propio cliente o los Préstamos Motor, que su uso va destinado a un vehículo.

Hablar de un préstamo, es hacerlo de una operación financiera que lleva consigo una prestación única, pero con varias contraprestaciones, por las que se entrega una cantidad de dinero por parte del prestamista, hacia una persona o empresa, que adquiere el nombre de prestatario, por el que se hace un contrato para la devolución de ese dinero, llevando incluida la amortización del capital más los intereses que se van generando durante la vida de la operación, en cada pago que se realiza, por lo que hay que prestar mucha atención a la cuota que se genera, sobre todo porque en la misma se incluye, tanto la devolución de ese capital prestado, como los intereses que hay que pagar mensualmente, y que son calculados en función del capital vivo, o lo que es lo mismo del capital que aún está pendiente de devolución, en el momento del cálculo de la cuota que hay que pagar en ese período de tiempo establecido.

Nuevos créditos para vehiculos

Si ese uso que queremos hacer del dinero prestado va destinado a la adquisición de un nuevo vehículo, habrá que prestar mucha atención al Préstamo Motor, que va a permitir llevar a cabo la oportunidad de acceder a un nuevo vehículo, o quizás a uno de segundo mano, aunque también lo podemos destinar a la compra de una moto, todo ello dentro de una serie de requisitos y condiciones para la concesión de ese préstamo.

El importe mínimo al que se puede acceder es de 300 euros, siendo el máximo prestado el que determine el departamento de riesgos de la entidad, que será el que valore las alternativas para cada cliente, y el que acepte o no la solicitud,eso sí fijando un plazo máximo de devolución de 120 meses, con un mínimo de 3 meses, a un tipo de interés fijo y con una serie de cuotas adaptadas a la economía de cada usuario, lo que va a permitir una mayor planificación de los gastos del cliente, así como el mejor acceso a este producto financiero, para poder llevar a cabo este cambio o adquisición de un vehículo.

Terminos y condiciones del préstamo auto

Todos estos productos de financiación llevan consigo una serie de términos, condiciones y características, que intentan satisfacer las necesidades del cliente, siendo este último el que acepte o no la propuesta financiera que se va a presentar desde la entidad, por lo que es más que necesario leer todas las condiciones de los contratos que se firman.